11 Oct 10

Impotencia, Viagra y sucedáneos

Categoría: Consejos

Etiquetas: ,

La Viagra es un fármaco que cambió la historia de la Farmacología, de la Medicina y de la calidad sexual de los afectados por disfunción eréctil. Los problemas de erección impiden a las personas que los padecen mantener una relación sexual satisfactoria. La Viagra actúa en los cuerpos cavernosos del miembro viril ante estímulos sexuales, pero no en el corazón ni en el cerebro.

Problemas de erección

Pfizer fue la farmacéutica encargada de la comercialización del sildenafil como Viagra, fármaco que en un principio era usado para la hipertensión arterial y la angina de pecho. Por sus efectos vasodilatadores, comenzaron a actuar más en las venas de los genitales masculinos que en el resto de cuerpos cavernosos.

Parece que fue ayer cuando se lanzó al mercado, allá por 1998 en Estados Unidos. La revolución fue apoteósica, las ganancias multimillonarias y la polémica arrolladora. Por aquel entonces, tuvieron lugar numerosas muertes de hombres que consumieron la pastilla azul, a la que se le achacó este relativo genocidio. Pero se comprobó que la Viagra por sí sola no mata. Mata igual que cualquier otro fármaco o droga si se le da un uso indebido. La dosis habitual es 50 mg, y es aconsejable no superar los 100 mg al día.

Viagra es un estupendo fármaco para dar la talla con la pareja, pero es muy importante que éste sea adquirido en farmacias, nunca jamás vía Internet, vía “correo basura” del mail. La mayoría de spam que entra en nuestras bandejas de correo eléctrónico, es publicidad de pastillas Viagra y sucedáneas adulteradas, drogas falsificadas en la India y China que se compran sin receta a precios de mercadillo, que carecen de los principios básicos de la pastilla y contienen otros altamente nocivos para la salud.

Como pasa en todo negocio que funciona, poco tardan en aparecer nuevos competidores en el mercado. A día de hoy, el sildenafil también se comercializa bajo el nombre de Levitra y Cialis, aunque Viagra siga siendo la pastilla estrella.

Pero ahora, otra farmacéutica estudia la elaboración de una hormona sintética -polipéptido estimulador del melanocito alfa (alfa-MSH)- que sí parece actuar en el cerebro, pues además de provocar erecciones, reactiva en el hombre el interés por el sexo.

Posts relacionados:

Comenta el artículo

Suscríbete a este comentario via RSS