5 Abr 11

Rihanna masoquista y sumisa

Categoría: Actualidad

Etiquetas: ,

rhianna sumisa

El BDSM (Bondage, Dominación/sumisión y sadomasoquismo) está cada vez más a la orden del día. Este tipo de relaciones consentidas basadas en la supremacía, en el poder de una de las partes de la pareja sobre otra, generalmente identificados en los roles de Amo/Ama y sumiso/sumisa, ocupan casi a diario alguna noticia en los medios, y generalmente, relacionada con algún famoso.

Un gran tabú hasta la fecha, y aún sin destapar del todo, supone una manera de ver las relaciones y el sexo para muchas personas, muchas más de las que a priori pueda parecer. Debemos partir de la premisa de que se trata de relaciones consentidas, ambas partes están de acuerdo y previamente pactan unos límites que no se podrán sobrepasar.

Realmente, la parte dominante, al final resulta ser la sumisa, dado que es quien fija los límites y se termina el juego/la relación cuando dice “basta”. Aunque divagaciones personales aparte, estos días ha vuelto a salir en los medios este asunto debido a las confesiones de Rihanna acerca de su rol sumiso en la cama.

No se trata de ninguna novedad, dado que en su música, en sus letras, y en sus videoclips, destila BDSM y sumisión a raudales. Basta con remitirnos a su reciente videoclip “S&M” censurado por su “alto contenido sadomasoquista”, en el que aparece atada, inmovilizada, y con una vestimenta muy fetichista basada en el látex.

Las declaraciones emitidas por Rihanna acerca de su sumisión han sido ofrecidas para el último número de la revista “Rolling Stone”, de la que es portada, y en la que comenta que “Me gusta que me azoten y me aten”.

“Me gusta que me azoten. Y es divertido que me aten. Pero prefiero que sea espontáneo. A veces, usar látigos y cadenas es demasiado planeado… Tienes que parar e ir a buscar el látigo al último cajón de la planta de abajo. Prefiero que ellos usen sus manos”. Y ella misma reconoce que este tipo de gusto supone una conexión de su vida cotidiana, de la que ella es dueña, de la que ella lleva las riendas. La sumisión en el sexo es su modo de desconexión con la rutina. El abandonarse, el entregarse a la otra persona y que sea quien decida por ella misma lo que tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer.

“Allí dentro puedo ser una pequeña dama y tener a un macho que se responsabilice de la situación. Eso es sexy. En mi vida normal trabajo mucho y tomo un montón de decisiones ejecutivas diarias, así que en la intimidad prefiero sentirme como la chica de alguien”, añadió la de Barbados.

En este tipo de relaciones, como en todo en la vida, basta con tener claro lo que se quiere, con lo que disfruta cada cual, y saber elegir a la persona idónea para compartir tales momentos, para depositar en ella la confianza y disfrutar sin temores, para gozar sin control y al día siguiente, volver a empezar.

Posts relacionados:

Comenta el artículo

Suscríbete a este comentario via RSS