28 Jun 10

Gustos sexuales y parafilias de los famosos

Quien más y quien menos, tiene sus apetencias sexuales o fantasías eróticas peculiares, diferentes, extrañas, salidas de lo común. Esta cualidad humana tiende a consolidarse como un problema en muchas personas, lo que las retrae, las aparta del mundo. Dejan de comunicarse con sus parejas y terminan fracasando en la mayoría de los casos. Craso error.

Ello no les pasa a nuestras celebridades más famosas y exitosas. También se sentían extrañas con sus gustos y parafilias, hasta que decidieron compartirlo con el mundo y saborearon el gusto de la libertad, de la mayoritaria aceptación y del amanecer al día siguiente.

A continuación, pasamos a citaros una serie de famosas y famosos y sus mayores perversiones:

  • En primer lugar tenemos a Angelina Jolie, bisexual confirmada que dice haber dejado de lado sus relaciones lésbicas desde que está con Brad Pitt –como si al actor le fuese a desagradar…-. Y por otro lado, también se reconoce como una sadomasoquista empedernida, amante de los juegos con cuchillos y sangre.
  • Christina Aguilera, fetichista de la vestimenta de cuero y látex, como hace evidente con sus videoclips, shows y performances recubierta con ropa de látex ajustada, se confiesa una Dominatrix en la intimidad. Le encanta el sexo duro, esposar y fustigar a sus amantes durante horas cuando mantienen relaciones. Y todo ello, de forma consensuada, por supuesto.
  • Aparentemente no resultará muy apetecible ni excitante, pero Kylie ha invertido horas y muchos dólares en conversaciones telefónicas con su ex Olivier Martínez. Al final le terminó encantando. Ambos pasaban muchas temporadas separados, por lo que recurrían a esta vía para masturbarse mientras conversaban telefónicamente.
  • La siliconada Pamela Anderson descubrió en la mansión de Playboy cuando era una de las conejitas estrella, que las orgías eran el culmen de la excitación plurisexual y que no podría tener un novio tradicional si no le atraen esos encuentros orgásmicos multitudinarios.
  • La cantante Amy Winehouse ha admitido que la enciende de sobremanera el tener una sesión de spanking –o lo que es lo mismo, azotes en el trasero- durante las relaciones coitales.
  • En el bando masculino, también tenemos perversiones y gustos de lo más variado. El fallecido actor David Carradine perdió la vida practicando una arriesgada práctica de asfixia. Le encantaba la falta de aire durante las relaciones, incrementaba su placer, pero terminó saliendo pagando caro su último amago de orgasmo.
  • El cantante George Michael no esconde su pasión por la práctica de dogging, es decir, sexo al aire libre. Ha sido visto infinidad de veces, e incluso detenido, estando en lugares públicos como parques o baños, con absolutos desconocidos.
  • El recién salido del armario Ricky Martin, ha admitido su regusto por la lluvia dorada. Le gusta orinar sobre su pareja, pero eso sí, con higiene, en la ducha. Faltaría más.
  • El cantante John Mayer comparte parafilia con Ricky Martin. También le encanta la lluvia dorada, se considera urofílico activo, sin preferencia por el lugar para practicarla.
  • Por último, tenemos al director de cine Quentin Tarantino y su fetichismo por los pies femeninos. Le encanta adorar los pies de sus compañeras de cama durante horas. Ello se refleja en algunas de sus películas, tales como “Kill Bill” o “Pulp Fiction”.

¿Compartes alguna parafilia o gusto poco común con alguno de estos famosos?

Posts relacionados:

Comenta el artículo

Suscríbete a este comentario via RSS