13 Oct 12

Fornifilia, el placer de convertirse en mueble

Categoría: Sexualidad

Etiquetas:

Existe una práctica sexual denominada “cosificación”, “forniphilia” o “fornifilia” que consiste en que una persona adopte el rol de mueble. Es un juego que se engloba dentro de las relaciones BDSM (Bondage, Dominación/sumisión, sadomasoquismo). En el video podemos ver un extracto del episodio 16 de la serie de televisión CSI: Nueva York, donde aparecía una escena en la que se trataba este comportamiento sexual tan particular. Actualización: Lamentablemente YouTube ha eliminado el video.

La fornifilia, ubicada siempre en un entorno sexual, permite a los dominantes disfrutar de la otra persona quitándole la humanidad, dándole un trato de cosa, de objeto inanimado. Siempre con fines placenteros, y por supuesto, partiendo de un consentimiento mutuo.

El sumiso adopta la función de cosa, de mueble, con el fin de satisfacer a la persona dominante, al Amo, al Ama. La persona “cosificada” debe tener buena presencia y cumplir con la función del mueble al que represente. Puede ejercer de pie de lámpara, de reposapiés, de mesa… con su correspondiente funcionalidad.

Si por ejemplo hace de mesa, debería permanecer en buena posición que le permita aguantar el máximo tiempo posible sin temblar, y que sirva para colocar encima cosas, por ejemplo, una taza de café o una copa de vino sin derramar su contenido.

¿Qué tipo de muebles son los más habituales en la fornifilia? Los favoritos por quienes la practican, además de los ya comentados de reposapiés, lámpara o mesa, son las poses de estante, cojín, sujetalibros, e incluso otros un tanto más escatológicos como el inodoro, siendo utilizada la persona como tal.

¿Qué ropa viste la persona cosificada? Lo más común es, la desnudez o la indumentaria de látex. Este tipo de atuendos deshumanizan aún más a la persona, ocultando su cara, presentando solamente un agujero en la boca que le permita respirar.

Es un tipo de juego que algunos lo disfrutan en la intimidad de su hogar, de un hotel, y otros le sacan más partido en reuniones o fiestas de sumisos y dominantes, donde tienen opción a disfrutar todos de todos, ampliando las posibilidades de diversión compartida.

No existen límites en la práctica de la fornifilia, salvo los fijados entre el Amo y el sumiso, según las reglas y límites establecidos entre ambos. Y muy importante es tener siempre establecida una palabra de seguridad por si hubiese que detener el juego.

Posts relacionados:

Comenta el artículo

Suscríbete a este comentario via RSS